Jue. May 30th, 2024

En población escolar de Tamaulipas aumentó en un 13 por ciento el problema de ansiedad.

CD. VICTORIA, TAM.- Uno de los principales factores que incide en el incremento de las violencias en las escuelas es la pandemia por COVID-19, que alejó a los estudiantes de los planteles educativos por dos años y provocó un incremento del 13 por ciento en los índices de ansiedad en las escuelas; -hasta antes de la pandemia su presencia era del 5 al 7 por ciento-.

Ricardo Brussolo Hernández, Subdirector de Programas para una Vida Saludable de la Secretaría de Educación en Tamaulipas (SET), dijo que, están por lanzar más de 50 protocolos de seguridad, entre los que se incluye uno para garantizar la seguridad en el entorno escolar.

“Cuando haya una situación de violencia, como pueden actuar, docente y estudiantes, para tener la seguridad de un entorno de paz”, dijo tras señalar que los casos de acoso escolar o bullying, ha registrado un incremento en el número de casos.

La salud mental, insistió que el acosos escolar y agresiones entre estudiantes “se da de manera repetida”, aunque en Tamaulipas en el pasado ciclo escolar y en lo que va de este, no tienen ningún caso de violencia en donde se haya utilizado arma de fuego.

Explicó que la violencia sicológica, “como no es visible, va escalando hasta llegar a la violencia física”, por lo que están enfocándose a atender el origen de la violencia psicológica.

Como en el caso de las agresiones verbales, poner apodos, burlarse de los compañeros y compañeras, además cuando ya se llega a una acción de violencia básica se pone atención inmediata.

Una de las condiciones que permiten prevenir las violencias, tiene que ver con el reconocimiento de que esta existe y acudir los planteles en donde hay incidencia reportada de pelea entre estudiantes, situación es que tienen mayor presencia en los municipios más grandes, por la población estudiantil elevada, como en el caso de Reynosa, Matamoros, Victoria y Tampico.

En el ciclo 2022-223 atendieron a más de 6 mil actores en materia de prevención de violencias, para este ciclo se pretende ampliar la cobertura, no necesariamente en planteles de la periferia de las ciudades, sino en las grandes ciudades.

El funcionario estatal, reiteró que los problemas emocionales que llevan a la violencia, tienen si tienen relación con la pandemia de COVID-19, “es una variable en particular que está muy presente, y es que venimos saliendo de una pandemia”.

El estar casi 2 años con la actividad escolar presencial suspendida, llevó a los estudiantes a sus hogares, “algunos en ambientes de paz y respeto, pero no todos viven en esas condiciones”.

“Estudios, como algunos de la UNAM, nos indican que la sintomatología de ansiedad entre los alumnos y la población en general si subió, también la de depresión”.

Se estima un impacto del 20 por ciento a la alza, “es un indicador muy significativo, en ansiedad se estima de un 13 por ciento, la sintomatología, “nos lleva a tener conductas impulsivas, sentimiento del miedo”.

El miedo puede provocar en el individuo a actuar en ‘escape o huida’ y afectar a otras personas, principalmente con un comportamiento de impulsividad, además incide el ambiente familiar y los entornos sociales y culturales.