Sáb. May 18th, 2024

Cd. Victoria, Tam.- El excesivo protagonismo tiene sus consecuencias. Cheque usted la ruta: (1) inflar una causa justa con fines oscuros, (2) atizar la lumbre de la rebeldía más allá de lo razonable, (3) generar expectativas demasiado amplias y luego (4) terminar doblando las manos.

Oiga usted, vaya apuesta de alto riesgo. Deja, por principio, un saldo de frustración entre quienes creyeron al pie de la letra la narrativa de una escalada sindical limpia.

Cuando en realidad se trataba de una pirueta más del líder magisterial ARNULFO RODRÍGUEZ TREVIÑO. Amago con regateo incluido, en base a cálculos políticos de utilidad personal y para obtener ventajas ajenas al gremio.

Descubierta la farsa, el reclamo de los maestros se genera por acción mecánica. Por pura inercia, como cualquier movimiento que es frenado de golpe. Al conductor se le viene la carga encima.

Entre el abucheo y la rechifla de los trabajadores en plantón, le gritaban cosas terribles al profesor en jefe de la sección 30: -“¡Vendido!”, entre otras.

O también, a manera de pregunta: -“¿Cuánto te dieron?”, a lo que respondió el propio ARNULFO: -“Me está usted faltando al respeto maestra”

Dicho estaba desde un principio que la movilización era un montaje. Una trama diseñada para chantajear al gobierno, sacar lo suyo y bajar de golpe el telón, dejando colgados a los maestros.

Así han actuado siempre. Así fue toda su vida doña ELBA ESTHER GORDILLO, guía moral y modelo de conducta del profesor ARNULFO. Mismo modus vivendi, igual modus operandi.

JALÓN DE OREJAS

Uno pensaría que, después de tantos años, estos numeritos no debieran engañar a nadie. Pero la gente sigue cayendo en el garlito de estos líderes charros que dicen defender a los maestros y en realidad juegan para su bolsillo.

Lo cierto es que la joven titular de Gobernación MARIA LUISA ALCAIDE sacó del arcón de los recuerdos una vieja solución que antaño fue práctica regular en Palacio de Bucareli. Regla de oro que emplearon sus antecesores, como MOYA PALENCIA, REYES HEROLES, GUTIEREZ BARRIOS y hasta BARTLETT.

Manotazo en la mesa, le llaman. Algo parecido a dejar caer todo el peso de la autoridad federal. Intervención eficaz del supremo gobierno y háganle como quieran.

Mandar llamar a los principales protagonistas, escuchar lo necesario y disponer la ruta más corta para el retorno a la normalidad institucional, al precio que sea.

Y así sucedió. No estuvo, por cierto, la titular educativa estatal LUCÍA AIMÉ CASTILLO y este es un detalle digno de sopesar. Quizás porque era parte del problema. También para protegerla, pues su despido encabezaba la lista de las demandas sindicales.

El cónclave sería entre el gobernador, las titulares de SEGOB y SEP, más la dirigencia máxima del SNTE, con la sección 30 como tema y su dirigente en el banquillo.

Sin otra opción que entender el encuentro como un asunto de Estado y acatar la orden presidencial que dispuso el arreglo urgente del problema, a como diera lugar, sin pretextos. Y así fue.

REGRESO SIN GLORIA

Recordando a don GABILONDO SOLER, había que dar la cara después del viaje y por ello los maestros en paro le preguntaron a su líder algo así como: -“¿qué me trajiste mamá cua-cua?”.

A lo que ARNULFO respondió con gesto hosco, ordenando arriar banderas, levantar de inmediato los tenderetes, desmontar estructuras, lonas, templetes, mantas, cartelones y regresar a sus respectivas casas por la ruta más cercana.
Difícil de creer pero así ocurrió. La misma persona que provocó el ventarrón, ahora estaba llamando a la calma y metiendo los demonios de nuevo en la botella.
El encabronamiento no se hizo esperar. Los gritos, las acusaciones de traición y todas esas cosas que los seguidores de un caudillo le recriminan cuando perciben el cambio de rumbo. El bandazo.
Aunque el error viene desde un principio. Esa sospechosa magnificación del problema, la forma encorajinada de plantear la lucha con trazas de epopeya histórica. Y miren en que terminó.
A ver maestras, levanten sus cositas porque ya nos vamos. El anafre, la olla de café, los principios, las esperanzas y los sueños, todo es desmontable para el esquema gordillista de ARNULFO. Hoy es blanco lo que ayer fue negro.
Pues resulta que siempre no. Ni modo, ya nos vamos, seguiremos luchando desde alguna esfera de éter. Platicando ya veremos de qué, pues el desenlace de esta lucha ha sido escrito desde la capital mexicana.

FALSEDAD DE ORIGEN
No quedó más que obedecer, acatar y (de los que tengan tiempo) desplazar el recuerdo unas semanas atrás para preguntarse en dónde estuvo la falla. Desde que empezó el problema, tal vez.
O en tiempo previo, cuando votaron por ARNULFO en la sección 30. Incluso antes, cuando permitieron sin chistar ni protestar, que PANCHO CABEZA los despojara de sueldos, compensaciones y prestaciones diversas, año tras año, mes tras mes.
El susodicho (mire usted) andaba tan (pero tan) urgido. Necesitaba dinero para la campaña del TRUKO y por eso metió la mano hasta en el presupuesto de la UAT. Amén de la SET.
De aquí la falsedad del drama montado por el profesor RODRÍGUEZ. Pragmatismo en grado abusivo. No buscaba quién se la hizo sino quien se la iba a pagar. Quiso cargar adeudos del pasado a la cuenta de la administración presente.
Y todo ello en la víspera de un megaproceso electoral. El del entrante 2024 donde hay centenares de jugosos cargos que repartir (y apetecer) entre lo municipal, lo estatal y lo federal.
Al estilo de doña ELBA, oye gobierno, si no puedes resolver el problema de mis trabajadores, al menos arréglate conmigo, con mi pandilla, métenos en la polla, el reparto de regidurías, curules locales, federales, quizás alguna senaduría, aunque sea suplente.
Aquí se sembró desde el arranque el huevo de la serpiente, el origen del mal. La lucha nace espuria porque solo en teoría buscó defender a los trabajadores. ARNULFO siempre tuvo otros planes.