Jue. May 30th, 2024

Uno de los alfiles más importantes del caso de corrupción en Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex) ha caído. Manuel Lozano Jiménez, exdirector de comercialización de la paraestatal, ha sido detenido en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, en Buenos Aires, según ha podido confirmar EL PAÍS.

El exfuncionario mexicano fue arrestado el pasado 28 de mayo cuando intentaba entrar a Argentina y la ficha roja que había lanzado Interpol encendió las alertas en el puesto de migración. Lozano Jiménez, de 80 años, enfrenta cargos por delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita y peculado, según la Fiscalía General de la República (FGR).

De acuerdo a información a la que ha tenido acceso este periódico, Lozano Jiménez fue capturado por la Dirección Nacional de Migraciones el fin de semana pasado cuando se presentó en la mesa de migraciones del aeropuerto para que le sellaran el pasaporte y le permitieran ingresar a Argentina. Después de la detención, el exfuncionario fue puesto a disposición de las autoridades policiales.

Lozano Jiménez es uno de los personajes buscado por la justicia mexicana, por lo menos desde marzo de este año. El comunicado que emitió entonces la FGR señalaba a 22 personas, de las cuales 12 eran servidores públicos, cuatro pertenecen a las empresas que participaron del fraude, y seis fueron los beneficiaros de los recursos que fueron desviados.

“Todo ese grupo de presuntos responsables de los delitos citados, celebraron contratos ilegales y pagos ilícitos por la cantidad de 142.440.883 pesos, por una supuesta adquisición de 7.840 toneladas de azúcar, que se utilizarían en beneficio de la población del país y las que nunca pudieron probar que las habían entregado legalmente a dicha empresa estatal”.

La investigación sobre el desfalco millonario en la compra de azúcar fue hecha pública el año pasado por Animal Político. El organismo público creado por López Obrador, y dirigido entonces por uno de los amigos del presidente, Ignacio Ovalle, fue creado en 2019 con el objetivo de garantizar la autosuficiencia alimentaria en el país.

Pero desde que inició operaciones estuvo marcado por múltiples acusaciones de corrupción y desde entonces se ha convertido en el mayor caso de corrupción documentado que ha sucedido durante este Gobierno.

En junio de 2022, la Fiscalía General de la República anunció que había recibido 22 denuncias contra Segalmex por desvíos de recursos durante este sexenio, por las que se habían abierto 15 investigaciones.

Lo que se le acusa puntualmente a Lozano Jiménez es haber firmado el alta como proveedor de Segalmex a la empresa Servicios Integrales Carregin SA. de CV., la compañía que participó puntualmente en el desfalco del azúcar.

Se le señala además de haber firmado el contrato de compraventa del producto, que estaba autorizado por René Gavira, exdirector de Finanzas de la paraestatal, y actualmente prófugo de la justicia.

La teoría de la Fiscalía es que Segalmex realizó en 2020 la supuesta adquisición de 7,8 toneladas de azúcar; por las cuales pagó 142 millones de pesos. Pero únicamente recibió 3,1 toneladas del total.

Ese esquema para desviar recursos se ejecutó con otros productos, como ha contado este periódico anteriormente.Las investigaciones apuntan contra Gavira y Lozano como los principales orquestadores del millonario desfalco.

Sin embargo, la FGR ha omitido pronunciarse respecto a la responsabilidad que recaía sobre Ovalle, que ahogado en acusaciones de corrupción, dejó el organismo en abril de 2022 y actualmente es el coordinador del Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal.