Sáb. Jul 20th, 2024

LA HORA DE TODOS / Víctor Contreras

“¡No tengo nada que hablar con el hijo del gobernador!”.

Dijo tajante ‘El Profe Arnulfo’ a sus más cercanos colaboradores, demostrando su “retorcido colmillo” y vasto oficio político. 

Y es que el orgullo del nepotismo, Américo Villarreal Santiago, intentó varias veces “puentear” un diálogo con el nuevo líder de la Sección XXX. ¿En calidad de qué?  ¿Cuál era la intención? ¿Doblegarlo? ¿Hacer amarres? ¿Controlar o saquear el SARTET? ¿Lo mandaría el gobernador? 

De ser así, el hijo, con unas desubicadas e incontenibles “ansias de novillero” y el padre, con una lastimosa inexperiencia e indolencia política, muestran y demuestran una grave y lastimosa falta de oficio político.

Antes de su anunciada entrevista con el gobernador AVA, el experimentado y carismático líder del gremio magisterial, Arnulfo Rodríguez Treviño, fue sometido a una intensa y descalificadora campaña mediática, orquestada por los nuevos inquilinos del palacio del 15 y 16 Juárez.

Todos o la mayoría de los columnistas o “anolistos” políticos al servicio del ‘amariconismo’ lucieron su mejor colección de adjetivos descalificadores caer 

Los asesores, los responsables de la política interior, los intermediarios, incluyendo a los “esfínteres solícitos” no conocen del famoso término “escoleta”, nombrado recurrentemente en el argot político, 

No saben del trato suave de la mano izquierda, ni del recio carácter de la mano derecha, ni de enviar señales con discursos o declaraciones, y lo peor, mal interpretan o ignoran de lo que en política se llama: la forma es fondo.

Los análisis del Cártel Carmonista, no tienen sustento, están extraviados. No saben de geografía política, No conocen quién es quién en el escenario de los factores reales de poder político a lo largo y ancho de la entidad.

Y si no conocen las hazañas, liderazgo y alcances del hijo predilecto de Villagrán, he aquí algunos de sus haberes:

Cuando el respetado y querido Maestro Jaime Medellín era el líder de la Sección XXX, desde la Secretaría de Conflictos se orquestó uno de los movimientos magisteriales que estuvo a punto de derrocar al ex gobernador Manuel Cavazos Lerma. El líder nato de esa lucha fue Arnulfo Rodríguez.

El sindicato había logrado bajar cientos de plazas para el gremio y doña Diabla Esther y Felipe Calderón pretendían quitarlas a la Sección XXX. El Profe Arnulfo se enfrentó a estos personajitos y defendió las plazas, pese a que ya estaban perdidas. La base magisterial lo apoyó.

En el sexenio Geñista, se ganó la confianza del “Güerito” –ese ex gobernador con cara de honesto y honrado, pero con las manos sucias–, aunque sus detractores digan lo contrario. 

Y Rodolfo el extinto candidato — que se moría por ser gobernador… ¡y se murió! –, sabía de su capacidad de convocatoria y liderazgo en la base magisterial, y se apoyó en él. Rodolfo y Arnulfo hicieron acuerdos que Egidio Torre no respetó al tomar posesión. Y actúo como lo está haciendo ahora el actual gobernador. 

La reacción no se hizo esperar: Arnulfo dijo que con los maestros no se juega y le tomó los tres pisos y las salidas y entradas de palacio del Palacio de Gobierno. Lo mismo hizo con el edificio de la Secretaria de Educación y la Casa de Gobierno. La respuesta fue inmediata: Egidio dio marcha atrás con su decisión equivocada. 

El profe Arnulfo lo sometió, lo dobló.

La elección pasada del SNTE, que le ganó al candidato de Américo, el tamborista Abelardo, a los operadores del PAN, a los “esfínteres solícitos” de Fernando Arizpe y los ilusos de “Ameriquin”, fue la primera derrota política del gobernador. Y tal parece que sigue la herida abierta. Sangran por la herida.

El recorrido de agradecimiento que el líder de la Sección XXX, hace por todo el estado, y al que se suman grupos y personajes que le entienden a la política, no es más que una demostración de músculo, fuerza, liderazgo y capacidad de convocatoria. Lo cierto que reunía más gente en sus eventos que los tres candidatos al Senado, juntos.

El magisterio, con más de 60 mil agremiados, y contando tres o cuatro familiares por cada mentor, aún y cuando sea un sindicato plural, sumándole a los Padres de Familia de cada alumno de prescolar, primarias, secundarias y personal administrativo, es una de las organizaciones con más fuerza política en Tamaulipas, que bien se le podrían sumar más de 300 mil votos. Sufragios que pueden inclinar una elección.

El colmillo, la visión, la experiencia y pese a ser priista de corazón, el Maestro Arnulfo sabe que estamos previos a un año electoral, donde habrá cientos de posiciones, desde Regidurías y Sindicaturas, alcaldías y diputaciones locales, federales y Senadurías.

Y salvo los narcos o mejor dicho, el crimen organizado, y los Maestros, son dos fuertes factores de poder real. Además, claro, de la Universidad. Uno no puede aparecer, pero participa omo protagonista en cada elección y los otros, inclinan la balanza abiertamente.

Y como dicen en mi adorado Padilla, “no le están midiendo bien el agua a los camotes”.

La entrevista entre Arnulfo y Américo Villarreal, será de trascendencia para la educación al servicio del pueblo y una Secretaría que merece una Maestra como titular, un Sindicato respetuoso de los acuerdos y de la autoridad y de su participación política en las próximas elecciones del 2024.

Por eso creo, que la presencia de Aimé Castillo y de otros personajes menores en la Secretaría de Educación, están con los días contados.

Si ya sometió a tres ex gobernadores, ¿Américo sería la  excepción?

Pa´l baile vamos,

Mejor nos leemos mañana.

PD. – Sigue en el tintero ¿Quién atracó a Los Medina?  Y Los Lacras, Juniors y Fifís de Morena.