Mié. May 22nd, 2024

LA HORA DE TODOS / Víctor Contreras

El crimen de la Maestra, conmocionó al Mágico Pueblo de Tula.

A la semana de la ejecución, “el asesino de paja”, el ex novio de la occisa, Ramón “N”, se casa por lo civil con su prometida. Hoy, está procesado como culpable, y recluido en el Penal de Altamira. Hay dos amigos y cuatro sospechosos e involucrados y que no han sido declarados. El departamento de la calle Arista, donde se supone la degollaron, es propiedad del hijo del alcalde Antonio Villarreal Vallejo, y el Terreno del Ejido “Tanque Blanco”, donde encontraron el cuerpo, es de Guillermo Arreola zambada, quien arrastra todo un historial fraudulento.

¿A quién protegen las autoridades?

¿Quién se quedó con el celular de la difunta Cinthya?

¿La Chilindrina?

¿QUIÉN ASESINÓ A CINTHYA?

Cynthia Gómez Aguilar de 28 años de edad, Maestra Normalista, trabajaba en un pueblo del Estado de México. Vivía en Barrio El Mirador con su madre Concepción Gómez y su hermana menor. Llegó a Tula a la Central de Autobuses el 18 de diciembre del 2022. Jesús “Chuyo” Díaz, amigo desde de la adolescencia, fue a recogerla a las 02:30 de la madrugada y la llevó a su casa.

Jesús “El Chuyo” Díaz, es hijo del fallecido Profesor, Carmelo Díaz y sobrino del ex alcalde Juan Andrés Díaz y empleado con plaza federal del Centro Regional de Educación, CREDES, dependencia de la Secretaría de Educación, y según informantes de este pueblo, “donde todos saben todo de todos”, también colabora en la presidencia municipal.

Cinthya, ese domingo 18 de diciembre, se levantó temprano para comprar bolsas y cordones para hacer moños y envolver regalos que trajo desde el Estado de México para su familia y amigos. Las cámaras de la calle Hidalgo, a la altura de la Farmacias Benavides, captó y guardó su imagen y andaba con su amigo “Chuyo”.

Dicen, que, por la tarde, habló por su celular con varias personas entre ellas su Madre Conchita, a quien le dijo que “Chuyo” la llevaría de vuelta a la casa. Serían las 17:00 horas. También habló con su ex novio José Ramón García, quien laboraba hasta antes de su detención, en una Inmobiliaria de la Zona Conurbada de Tampico-Madero.

Según testigos, y las cámaras de video públicas, antes de las 21:00 horas p.m., vieron a José Ramón García, subirse al carro de la Maestra, un Aveo, Chevrolet, Modelo 2010, color gris plateado, por el rumbo del Barrio de Las Pilas, atrás del edificio de la Presidencia Municipal.

¿QUIÉN Y POR QUÉ?

Cinthya y José Ramón habian sido novios tiempo atrás. A cinco días del estrangulamiento de la Maestra, el sábado 24 de diciembre, el ex novio contrae matrimonio por lo civil con la también Maestra Karen Villasana. Ese día 18, Ramón fue por su novia Karen a las nueve de la noche y la llevó a cenar a la casa de su Madre junto con su hermana y sus sobrinas y ahí se quedó, y no salió, según su defensa.

El 19 de abril, luego de la primera audiencia pública, por presión de una marcha popular, fue apresado como el culpable, y han pasado nueve meses y no lo han sentenciado.

Según información extraoficial del peritaje, la Maestra Cinthya, en la primera versión, es que fue estrangulada con unos cordones que había comprado para hacer moños de regalo, a las dos de la mañana del día 19 de diciembre, adentro de su carro Aveo, Chevrolet, frente al departamento de la Calle Arista del Barrio Independencia, propiedad de Antonio Villarreal Vallejo, hijo del alcalde, apodado “Toño Láminas”.

Después de perpetrado el asesinato, el cuerpo de la Maestra fue llevado y tirado en un terreno del ejido Tanque Blanco, propiedad de Guillermo Arreola Zambada, funcionario “sin cartera” del ayuntamiento.
La otra versión es que la asesinaron o fue asesinada, allá mismo en el terreno a 15 kilómetros del pueblo rumbo a San Luis Potosí a la altura y frente del CBTA 117.

Y el carro de la Maestra, el Aveo, fue encontrado a dos calles de la casa de José Ramón.

¿INVOLUCRADOS O SOSPECHOSOS?

En este pueblo, donde el rumor y el chisme es el pan de cada día, y constantemente pasa de Mágico a Trágico, la versión popular es que la Maestra Cinthya fue violada, apuñalada y degolladas con una violencia con una saña inexplicable.

Y aunque ni familiares ni los abogados defensores y acusadores y menos el Agente del Ministerio Público, Eduardo Mendoza ni el Juzgado que preside la Juez Diana Ixtchel, afirman o niega tales versiones.
Lo cierto es que lo más allegada a la verdad, según el departamento de Periciales, en el examen para comprobar si hubo agresión sexual, el resultado es negativo.

Quizá alguno de los involucrados o sospechosos inventó como coartada el mensaje que supuestamente envió la Maestra Cinthya en el momento de ser violada a familiares por la plataforma Messenger en lugar de usar Whats App. No se precisa la hora de los mensajes, porque la Ministerial Adriana Ugalde Ramírez, recogió el aparato móvil de la occisa.

El texto según los allegados a la Victima como “Chuyo” y la Sra. Conchita es:
“Estoy en el terreno de Memo. Hugo, Ramón y Paquito me están violando”.

El Terreno de Memo, es en el Ejido Tanque Blanco. Y se refiere a Hugo, un ex novio, quien de inmediato lo desmintió cuando salió su nombre en el Facebook. Señala al hijo del Director Jurídico del Ayuntamiento, Francisco Vázquez y de la funcionaria de DIF estatal en la Procuraduría de Delitos contra la mujer, Francisco “Paquito” Vásquez Diez y José Ramón García, su ex novio. Menciona también a su amigo Chuyo Díaz.

Según el Peritaje, no hubo violación.

La estrangularon con un cordón para hacer moños. ¿Por qué? Sigue la pregunta sin respuesta.
¿Hay otro involucrado? ¿otro sospechoso? ¿A quién están protegiendo?

De ser cierto el envío de mensajes, ninguno de los receptores pudo recibirlos porque esa esa noche del 18 para el 19, de domingo para lunes, se fue la señal de Internet y regresó hasta las 11:00 de la mañana del otro día.

Pero, además, una mujer que está siendo violada por uno o varios tipos, ¿tendrá la tranquilidad y el equilibrio para tomar su celular, redactar un mensaje por mínimo que sea y enviarlo a sus familiares? En esos momentos cuando llegan todos los miedos: ¿quién conserva la calma?

Sin embargo, al día siguiente, el padre de Paquito Vázquez Diez como Chuyo Díaz y la madre de Cinthya a la Agencia del Ministerio Publico a exponer la desaparición de la Maestra y el mensaje que les envío en la madrugada. Y presentaron el mensaje que les envió la Maestra Cinthya.

¿Quién encontró el cadáver en el terreno de Guillermo Arreola? Solo se sabe que el licenciado Francisco Vázquez fue quien llevó a los Ministeriales hasta el lugar del crimen, donde solo encontraron huellas de un par de zapatos, poca sangre alrededor del cuerpo y los cordones. El Jurídico del ayuntamiento, fue antes al terreno, dicen los familiares de la occisa, desapareció las huellas y rastros de los autores del crimen. Alteró el escenario del asesinato.

Un abogado con experiencia en la litigada y fue Director del Penal de Tula, durante varios años. Acostumbrado a las triquiñuelas y a los arreglos por debajo de la mesa. ¿A quién defiende Paco Vázquez? ¿A su hijo o a un familiar del alcalde?

La Responsable del grupo de la Policía Ministerial Adriana Ugalde Ramírez, preguntó quién era el dueño del terreno y le llamó. Guillermo estaba en Tampico, donde reside. Y declaró a la Ministerial que su secretaria Liliana Galarza es quien tiene las llaves para abrir no solo el portón del terreno en Tanque Blanco sino también las que abren el departamento de la calle Arista.

Entonces, ¿Cómo se dio cuenta el director jurídico del Ayuntamiento para saber que habían tirado un cadáver en el terreno de “Memo”? ¿Cómo abrieron el portón los asesinos? ¿Liliana “La Consentida del Ayuntamiento” les prestó las llaves para abrir el portón del Terreno?

El lunes 19 por la mañana, paradójicamente, como si no supieran del asesinato, el gerente de la Comapa, Jimmy Coello Villasana, se hizo acompañar de su secretario particular, Paquito Vázquez Diez y de José Ramón a Ciudad Victoria. Y mientras ‘Chuyo’ Díaz y doña Conchita, pedían las grabaciones.

Todo se llevó La Chilindrina alias Adriana Ugalde Ramírez, fue la que hizo un enredo del misterioso feminicidio. Hubo grabaciones de las video cámaras, donde el carro de Cinthya iba rumbo al terreno de Guillermo, pero no existen los videos de regreso.

El Dr. Hugo “N”, al saberse relacionado en el crimen, se deslindó y aceptó que, si fue novio de Cinthya, pero desde hace mucho tiempo que no convivían y que los días 18 y 19 de diciembre estuvo de guardia en el Hospital y las videocámaras lo corroboran.

Una chica, a quien pidió omitir su nombre, asegura ver cuando lavaron el carro de la Maestra, para quitar las manchas de sangres y huellas del asesino. El vehículo, apareció en una calle del Barrio Las Pilas, a espaldas de la Presidencia Municipal y a dos cuadras de la casa de José Ramón “El asesino de paja” que está preso en el Penal de Altamira y con la amenaza de que, si no lo liberan, romperá el silencio.
¿A quién protegen las autoridades? Qué paradoja: los involucrados o sospechosos ni siquiera han sido declarados.

SI VIERAS LO QUE PESA UN MUERTO…

El hecho real es que el cuerpo de la Maestra apareció en el terreno de Guillermo Arreola Zambada, quien es todo un personaje en Tula.

Restando los 21 gramos del alma, como lo aseguran el cineasta, Alejandro González Iñárritu y el guionista, Guillermo Arriaga, los cuerpos de los vivos y muertos, pesan lo mismo. ¿Un muerto pesa más que un vivo? Pesan lo mismo. Solo que los muertos ya no tienen movilidad ni articulación y no cooperan, por eso pesan demasiado.

“Si vieras cuánto pesa un muerto…” así lo escribió el nobel Gabriel García Márquez en sus cuentos costeños y novelas.

El problema con el peso de un muerto es la distribución de los líquidos que se van hacia la espalda o a los pies. Toda la distribución del peso en un vivo, cambia en un muerto. Cuesta mucho trabajo cargarlo porque se cuelga la cabeza, las piernas, los brazos. Si la persona es musculosa, suele ser muy difícil cargarlo, y si tiene mucha grasa, es mucho más complicado levantarla del piso.

Alguien tuvo que ayudar a bajar el cuerpo del vehículo Aveo, Chevrolet, Modelo 2010, color Gris plateado, propiedad de la víctima.

Pero los muertos pesan más en la conciencia del o los asesinos.

El asesino de Cinthya tiene cómplices y encubridores. No actúo solo. ¿Y por qué si hubo más implicados en la ejecución, solo hay un detenido?

EL PODER TRAS EL TRONO Y UN ALCALDE ANALFABETO

No puede ocupar cargos públicos por estar inhabilitado luego de cometer un fraude a la Sedesol Federal, delito por el que estuvo encarcelado varios años, y lo más importante, es el poder tras el trono, porque el alcalde es un analfabeto.

Antonio Leija, no terminó ni los primeros años de educación primaria en su querido Santiago Nuevo León y Arreola Zambada, es quien le lleva la administración y “El Rey de las transas y el saqueo”. Como es el caso del “Parque Vehicular” para la recolección de basura, que son unidades que las rentan al municipio y son de su propiedad. Como este, hay muchos casos.

Y, además, tiene su séquito de amigos, a quienes ha apoyado en la compra de sus vehículos. Guillermo Arreola trae un Mitsubishi Guinda l200. Liliana Galarza, su “consentida”, antes del alcalde “Laminas”, maneja un Chevrolet Cruze azul. Paco Jr. Vásquez, un Ford Figo blanco; Jesús Diaz: un Jeep negro y Jetta Clásico Negro. Ramón García, un Platina Dorano y un Jetta Bicentenario negro. Alejandro Coello, el mandamás de la Comapa, trae un Nissasn Frontier Gris. Y Paco Vázquez una Camioneta Frison, blanca, y todo este equipo hacen sus fiestas y pachangas en el Terreno del Tanque Blanco de Memo Arreola.

Su Secretaria Privada, con un humilde sueldo de ayuntamiento olvidado, trae un carro del año.
En el Mágico Pueblo de Tula, las noches son frescas y silenciosas, todos se conocen y si alguien transita o camina por las calles o anda de parranda en el coche, al otro día, todo el pueblo lo sabe y es la comidilla entre los tultecos.

Es su diversión: ¿Pueblo chico, infierno grande?

UN MISTERIOSO FEMINICIDIO…

Lo interesante del caso es que aún siguen las preguntas sin contestar: ¿Quién? ¿Por qué?
Nadie quiere dar información por la secrecía del caso o por los personajes que están involucrados, ni los familiares de la occisa ni del supuesto asesino.

Después del misterioso feminicidio, quedó una madre sin el sostén económico de la familia. Una mujer recién casada que tendrá que hacer visitas conyugales y esperar si a su marido le dan 25 o 60 años de cárcel.

Liliana Galarza, la amiga, secretaria y cómplice de Guillermo Arreola Zambada, sabe a quién le prestó las lleves tanto del departamento como del portón del Terreno y vaya que es un candado grande y una cadena muy pesada. No ha sido declarada.

Chuyo Día, amigo de la familia y la víctima, tampoco ha sido declarado.
Paquito, secretario particular del Gerente de la Comapa y, además, hijo del Director Jurídico del Ayuntamiento, Francisco Vázquez, es de los más señalados y todo paree indicar que seguirá en la impunidad.

¿Y el hijo del alcalde, Antonio Leija Vallejo, pudiera estar involucrado? Es el dueño de los departamentos de la calle Arista del Barrio Independencia.

José Ramón está dispuesto a realizarse cualquier prueba, y sabe que, ante la presión social, tanto la Juez como la Agencia del Ministerio Público “se lavaron las manos”. El hilo se revienta por lo más delgado, decía un abogado penalista.

Funcionarios de la presidencia municipal organizaron a un grupo de mujeres para que, a la hora de la Primera Audiencia Pública en el pueblo, organizaran una marcha pidiendo justicia por la muerte de Cinthya y, señalaran a José Ramón, el ex novio de Cinthya como el culpable y lo convirtieron en “asesino de paja”.

A nueve meses de no recibir sentencia, está dispuesto a romper el silencio y señalar a los verdaderos culpables. Y si las autoridades realizan la investigación como debe ser, dice el especialista en Derecho Penal, varias estarán en la cárcel.

Durante los últimos 12 meses, a nivel nacional se registraron 968 víctimas por feminicidio, es decir, l víctima por cada 100 mil habitantes mujeres. Tamaulipas registró 20 víctimas, lo que ubicó al Estado en la posición 17 del ranking nacional absolutos. según el Sistema Estatal de Seguridad.


Las causas comunes de los feminicidios son los celos, la infidelidad o un asesino en serie. En este caso, el móvil del crimen no es ni el robo ni la venganza. ¿Por qué la degollaron? Y si fue una venganza, ¿pero de qué, de quién? ¿Y si escuchó audios comprometedores o llamadas que no debió esuchar?

La madre de Cinthya, doña Concepción Gómez no quiso ni siquiera hablar con el Reportero. Dicen que está amenazada. La abogada defensora del caso Cinthya, tampoco quiere dar ni siquiera una copia del expediente. El Licenciado Héctor Rodríguez, por el contrario, que apoya al detenido, no aporta información por la secrecía y escabroso del caso. El Juez de Control como el MP, Eduardo Mendoza se excusaron, argumentando que solo los abogados defensores y los familiares podrían pedir una copia del expediente.

Sin embargo, dos mujeres deben ser investigadas y declaradas: la poderosa secretaria del Ayuntamiento Liliana Galarza, quien tenía las llaves del departamento de la calle Arista y el Terreno donde encontraron el cuerpo; y la Coordinadora de los Policías Ministeriales, quien se quedó con audios, celulares con llamadas y mensajes de la víctima y los videos de las Video cámaras Publicas del C5.

Al extraño y misterioso feminicidio, el crimen del escándalo en pueblo chico, donde los rumores se crean y crecen, y en cuestión de minutos dan la vuelta al pueblo, tan solo con cuatro o cinco “comunicativos del pueblo”,

De seguir, en este tenor, el asesinato de la Maestra Cinthya será “¡Un misterioso feminicidio!”.