Mié. May 29th, 2024

Una explosión de pipas cargadas con “gasolina”, se registró el martes 14 de noviembre de 2023, a eso de las 2:45 horas, en el Puerto de Brownsville, Texas.
Afortunadamente hasta ahorita las autoridades del Puerto, no reportan pérdidas humanas que lamentar, solo el siniestro de 17 pipas que resultaron afectadas, 12 de ellas quemadas completamente, daños materiales totales.

Las unidades de emergencia de Brownsville, Los Fresnos, Harligen y San Benito, en estos casos actúan en automático y lograron contener la situación de riesgo, ya que utilizan un producto (espuma) especial para socavar el fuego, lo que hace que el incendio no se propague, al sofocar el oxígeno de la lumbre.
Dos horas fueron lo que tardaron los Bomberos de estas ciudades texanas en resolver la situación que ocurrió en el lado noreste del Puerto de Brownsville, Texas.

Las autoridades investigan si el siniestro que provocó el incendio de 12 pipas y otras 5 más que resultaron dañadas, fue provocado o en realidad es producto de un accidente.

En abril de este año, en el expressway de Brownsville, explotó una pipa cargada con combustible, en este caso, falleció una persona de nombre Francisco Guadalupe “Kiko”, que resultó ser de Matamoros, chofer del tractor y trabajaba para la empresa RVH.

No es la primera vez que ocurren situaciones de esta naturaleza en el Valle de Texas, pero si sorprende que ahora se este dando en el corazón de los hidrocarburos, que después “brincan” hacia México, por las Aduanas de Tamaulipas.

En octubre de 2021, en un predio sobre la carretera FM 732 en los límites de San Benito, ocurrió la explosión de varias pipas, lo que puso en alerta a las autoridades locales y estatales.

Las pipas resultaron con material peligroso, testigos presenciales de esos hechos, dijeron públicamente que reportaron “la ordeña” de una pipa de gasolina y que el incendio fue provocado, el Sheriff y las autoridades de Los Indios, minimizaron la situación; pero gracias al pronto auxilio del departamento de bomberos de Los Fresnos, Harligen y San Benito, Texas, se resolvió la situación de peligro.

Los gringos, no quieren aceptar que el huachicol que cruza hacia México, está saliendo del Puerto de Brownsville y recorre sus carreteras, para ingresar por la frontera mexicana; el punto, es que ahora el problema también ya lo tienen ellos en su casa y lo peor, que la corrupción los va a salpicar.
Hechos ocurridos como lo que acaba de pasar en el Port of Brownsville, también ya han sucedido en Matamoros:

El 30 de abril, en la carretera de Matamoros-Reynosa, a la altura del ejido Las Rusias, cerca del Parque Industrial Las Ventanas, se dio la explosión de varias pipas cargadas con hidrocarburos, en un sitio que servía de estacionamiento para estas unidades.

Presuntamente una unidad se encontraba realizando maniobras y estalló, ni la SEDENA que acordonó el área, ni la Comisión Reguladora de Energía, informaron nada oficial al respecto.

Nunca dieron a conocer las causas del siniestro y la quema de varias pipas, tampoco informaron a quien o quienes pertenecían; actuaron como tapaderas, esperemos que en el Puerto de Brownsville, no ocurra la mismo y salga a la luz, que fue lo que provocó que 12 pipas explotaran.

El 4 de octubre, a las 9:30 horas, en la carretera Reynosa, colonia Esperanza, en los patios de una empresa denominada “Nari”, estallaron 3 pipas; ni SEDENA, ni la CRE dieron un informe oficial de estos hechos.

Lo que sorprende, es la forma en que actúan los Bomberos de Brownsville y los de Matamoros; mientras allá tardan dos o tres horas en apagar un incendio de pipas; acá duran días, porque no tienen “la espuma” que se debe usar en estos casos para sofocar el oxígeno que causa el fuego.

Siempre, los bomberos de Brownsville y San Benito, cuando Matamoros o Reynosa, han presentado situaciones de incendios, han tendido su mano amiga, pero en el caso de las explosiones de las pipas, dejaron solos a los bomberos hermanos de México, solo mandaron algunos galones de espuma y nos les autorizaron venir, porque todo pintaba que atrás de estas explosiones, estaba la mano del ogro de mil cabezas.