Dom. May 19th, 2024

ALTAMIRA, TAM.- Ante la adquisición de la Draga “Laguna de Champayán”, el Municipio de Altamira buscaba en coordinación con la COMAPA de esta ciudad, hacer una labor de saneamiento y limpieza con esta maquinaria usada, siendo lamentable que al tratar de ponerla en operaciones presentó una presunto falla mecánica que la hundió poniendo en riesgo la salud de los altamirenses y el inminente peligro de daño ecológico en la Laguna de Champayán por el diésel marino que pueda verterse en ella.

Ciudadanos de este municipio lamentaron esta situación, en primera instancia la millonaria inversión que costó esta Draga, la cual al hundirse costará gran cantidad de dinero su reparación, por lo que pidieron una investigación profesional y amplia para ver si no hay responsables u omisiones, pues no se puede dar “Carpetazo” a este tipo de hechos con boletines informativos o declaraciones online.

Además deberán evaluar el daño que sufrirá al estar sumergida la maquinaria acuática y si existe responsabilidad civil en el quebranto al patrimonio del municipio, además se cuestionarían si existía un seguro para esta situación, que garantice daños y perjuicios a los altamirenses.

En otro contexto, quedó de manifiesto que podría existir el caso de no contar con el personal calificado para operar y darle el mantenimiento requerido, pues los hechos sucedidos lo confirman.

Algunos ambientalistas consultados señalaron que es necesario verificar de manera correcta que no haya afectación a la Laguna con el combustible que llevaba la maquinaria, pues el siniestro ocurrido es algo delicado, por lo que la alcaldía deberá dar un informe detallado y perfectamente documentado para que la ciudadanía tenga la tranquilidad de que no pasó nada.

Por otra parte, al fallar este equipo especializado su reparación podría tardar meses, entonces cómo quedaría el convenio de la AISTAC que donaba millones de pesos mensualmente para el saneamiento y limpieza del valioso cuerpo de agua, pues al no hacer los trabajos y no contar con la draga, no sería ético recibir ese dinero donado de la iniciativa privada.

Finalmente el informe e investigación de hechos deberá contar con el aval de autoridades de medioambiente y determinar que verdaderamente fue una falla mecánica y no un error humano al no tener la capacidad de operación y no tener la capacidad de detectar fallas previas a su operación.