Sáb. Jul 20th, 2024

Un video difundido en redes sociales permitió conocer cuáles son los presuntos nexos que el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) tendría con la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) y de qué manera esta institución ayudaría al grupo criminal a mantener el dominio en la región fronteriza entre Chiapas y Guatemala.

El sujeto que confesó estos supuestos pactos del cártel de las cuatro letras con militares se identificó como Artemio Gudiño, alias “El Temo”, y dijo que su función al interior de la organización criminal era conducir vehículos con blindaje artesanal, también conocidos como “monstruos”.

Arrodillado, con las manos atadas y rodeado de sujetos encapuchados y armados —posibles miembros del Cártel de Sinaloa (CDS), según reportes locales—, “El Temo” dijo que, gracias a la cooperación de al menos dos agentes del Ejército, el CJNG tiene libertad para transitar por la carretera que conecta el poblado de El Jocote con la cabecera de Frontera Comalapa, municipio fronterizo que es de vital importancia para las actividades criminales.

Entre las principales labores del CJNG en la región, según este individuo, está el tráfico de cocaína y el secuestro. Como jefes de plaza identificó a Vladimir López Orantes, alias “El Ruso”, y Antonio Martínez, alias “El Toño”, quien es identificado como sobrino de Orantes.

Ambos líderes, de acuerdo con el testimonios, serían los encargados de negociar personalmente con funcionarios de El Jocota, Agua Zarca y La Mesilla, pero también con dos agentes de la Sedena: Félix Moreno Ibarra y Andrey Calderón Muñoz.

Moreno Ibarra, según los reportes disponibles, es un Teniente Coronel de Caballería que se desempeñó como Comandante del 4º Regimiento de Caballería Motorizada, con sede en Tapachula, hasta septiembre de 2020, cuando fue asignado a desempeñar labores en el estado de Baja California.

No obstante, todo indica que habría regresado a Chiapas, pues a principios de junio de 2023 fue señalado en diversas narcomantas de colaborar con el CJNG y Los Huistas (grupo criminal de Guatemala) para “limpiarles la plaza”.

Andrey Calderón, por otro lado, ascendió en noviembre de 2022 al cargo de Mayor de Infantería y también fue mencionado en distintos mensajes amenazantes que fueron colocados en la región de Los Riegos y Chamic.

Pese a que no se conoce la fecha exacta en que “El Temo” fue detenido y en que se grabó el video, el registro más antiguo en medios locales se remonta al 28 de mayo de 2023, por lo que el interrogatorio pudo haber ocurrido los últimos días de dicho mes, cuando estalló la violencia en la región de Frontera Comalapa por los enfrentamientos entre el CJNG y el Cártel de Sinaloa.

Darío Molina López, jefe de Los Huistas. En EU se ofrece una recompensa por información sobre su paradero de hasta 10 millones de dólares.

Al ser cuestionado sobre un enfrentamiento con militares, presuntamente ocurrido en esas fechas, “El Temo” dijo que Antonio Martínez acordó un pago de 600 mil pesos con el Teniente Félix Moreno para que “se arreglara”. “Siempre han tenido reuniones para ponerse de acuerdo y cobrarse o pagarse”, explicó el sujeto interrogado. Es gracias a dichas cuotas que, aparentemente, los castrenses le otorgarían facilidades al CJNG para circular en el municipio.

Otro personaje con el que “El Temo” dijo que estos agentes suelen negociar es Darío Molina López, alias “Don Mario” o “El Botas”, acusado por el gobierno de Estados Unidos de ser un líder de alto rango de Los Huistas encargado de coordinar el tráfico de drogas desde Sur y Centroamérica a drogas para abastecer a los cárteles mexicanos. “Se reúnen a escondidas en El Jocote para que la gente no se dé cuenta de lo que hacen”, dijo Artemio Gudiño.

Las confrontaciones armadas entre el CJNG y el CDS en Chiapas estallaron el 7 de julio de 2021, cuando un comando del cártel de las cuatro letras emboscó y acribilló a Ramón Gilberto Rivera Maravilla, alias “El Junior”, quien se había quedado a cargo de las operaciones del grupo sinaloense tras la captura de su padre, Gilberto Rivera Amarillas, en 2016.

Informes de inteligencia militar señalaron que un sujeto de nombre Juan Manuel Valdovinos Mendoza, alias “El señor de los caballos” formaba parte del CDS hasta el día en que fue asesinado “El Junior”, pues tenía serias diferencias con él.

Después de aquel episodio, Valdovinos Mendoza se cambió de bando y se convirtió en el principal jefe regional del CJNG, posición desde la cual pudo llegar a diversos acuerdos con Los Huistas para arrebatarle el control de la frontera al CDS.