Sáb. May 18th, 2024

Cd. Victoria, Tam.- De por sí, la salud pública es el tema por excelencia del doctor AMÉRICO VILLARREAL ANAYA, del que puede hablar rato largo sin repetirse, por su profesión y sus años de experiencia en dicho ramo dentro del servicio público.

A esto hay que añadir que (entre broma y en serio) los propios gobernadores morenistas suelen decir cuando asisten a Palacio Nacional que su colega de Tamaulipas es algo así como “el consentido” del patrón (y cabe añadir, de la patrona que anda en campaña).

Por una o por otra cosa, este martes AMÉRICO tuvo a su cargo hablar a nombre de los mandatarios que firmaron el denominado Acuerdo Nacional para la Federalización del Sistema de Salud para el Bienestar, junto al Presidente LÓPEZ OBRADOR.

Y aunque se mencionó la cifra de 23 gobernadores, lo cierto es que acudieron 21, pues los de Morelos y Guerrero (CUAUHTÉMOC BLANCO y EVELYN SALGADO) mandaron representantes que también firmaron en nombre de sus respectivas entidades.

Pendiente todavía conocer al detalle los alcances y dimensiones que entraña dicha federalización pues, junto a la delegación de responsabilidades, cabe esperar la asignación cabal de recursos.
Comentó AMÉRICO que el nuevo modelo enfrenta dos grandes retos:

El primero: “contar con la infraestructura, insumos, equipamiento y medicamentos suficientes y accesibles, integrados en diferentes niveles de atención.”

Y el segundo: “orientar este sistema a la prevención y la promoción de la salud”, entendido este “como un estado dinámico” donde “todos debemos participar para evitar las enfermedades y complicaciones de los padecimientos que hoy nos aquejan.”

Enfatizando además la necesidad, dijo, de “atender también el rezago tan importante en la seguridad laboral y salarial de los miles de trabajadores que ahora serán contratados por el IMSS- Bienestar.”
Es decir, “el recurso humano”, desde la formación en diferentes profesiones del equipo multidisciplinario que atiende la salud en las unidades hospitalarias y sistemas de primer nivel.

¿DEJA VU?

Lo cual nos recuerda aquello que solía comentar el exrector de la UAT JOSÉ MANUEL ADAME, cuando se hizo cargo de la naciente Secretaría de Educación tamaulipeca en 1992, tomando a su cargo la instrucción básica y media básica.

-“Nos entregaron las escuelas, ahora que asignen también los presupuestos.”

Gobernaba entonces el ingeniero AMÉRICO VILLARREAL GUERRA. Similar es el desafío que ahora asoma en salud. De aquí la oportunidad y pertinencia de los señalamientos hechos por el doctor VILLARREAL ANAYA.

Entre otras razones, porque subrayan la necesidad de un diagnóstico realista en materias fundamentales como infraestructura, medicinas y equipo, pero también en el factor humano.

Durante la referida conferencia matutina participaron también el secretario de Salud, JORGE ALCOCER y el director general del IMSS, ZOÉ ROBLEDO, quienes informaron que el naciente modelo busca atender a 53.2 millones de personas.

Es decir, el 80.2% de la población que no cuenta con seguridad social, a través de 13 mil 966 centros de salud y 707 hospitales, amén de trabajar con un sistema único de insumos, donde la federación invertirá 18 mil 915 millones de pesos.

Por orden alfabético, los gobernadores ahí presentes (y firmantes) fueron: MARINA ÁVILA (Baja California), VICTOR CASTRO (Baja Sur), LAYDA SANSORES (Campeche), RUTILIO ESCANDÓN (Chiapas), INDIRA VIZCAÍNO (Colima); MARTÍ BATRES (CDMX); JULIO MENCHACA (Hidalgo); DELFINA GÓMEZ (EDOMEX), ALFREDO RAMÍREZ (Michoacán), MIGUEL NAVARRO (Nayarit), SALOMÓN JARA (Oaxaca), SERGIO CÉSPEDES (Puebla); ELENA LEZAMA (Quintana Roo), RICARDO GALLARDO (San Luis Potosí); RUBÉN ROCHA (Sinaloa), ALFONSO DURAZO (Sonora), CARLOS MERINO (Tabasco), AMÉRICO VILLARREAL (Tamaulipas), LORENA CUÉLLAR (Tlaxcala), CUITLÁHUAC GARCÍA (Veracruz) y DAVID MONREAL (Zacatecas), amén de los citados representantes de Guerrero y Morelos.

Sumando unos y otros, los 23 gobiernos ahí convocados integran la totalidad de los territorios estatales bajo control político del bloque obradorista.

El cual se encuentra constituido por 21 mandatarios de MORENA y dos aliados, uno del PVEM (GALLARDO, en San Luis) y otro del PES (BLANCO, en Morelos).

FALTAN NUEVE

Será noticia, sin duda, la respuesta que dicho acuerdo despierte entre sus nueve colegas restantes que llegaron por el PRI, el PAN y el MC, pues entraña un proyecto mayor de reingeniería institucional.
Mismo donde aún faltaría integrar a las cinco autoridades del PAN: TERE JIMÉNEZ (Aguascalientes), EUGENIA CAMPOS (Chihuahua), SINHUE RODRÍGUEZ (Guanajuato), MAURICIO KURI (Querétaro) y MAURICIO VILA (Yucatán).

Los dos del PRI: MIGUEL RIQUELME (Coahuila) y ESTEBAN VILLEGAS (Durango), más dos de Movimiento Ciudadano: ENRIQUE ALFARO (Jalisco) y SAMUEL GARCÍA (Nuevo León).

El IMSS-Bienestar es descendiente directo de proyectos como IMSS-Coplamar, IMSS-Oportunidades, IMSS-Prospera, así como el (por unos criticado y otros añorado) Seguro Popular, aunque también del INSABI (Instituto de Salud para el Bienestar) proyecto que tuvo vida de mariposa, entre 2020 y 2023.
Se trata de ofrecer servicios de salud a la población abierta, pensando en aquel sector que no es derechohabiente, ni está protegido por sistema alguno de seguridad social.

Con la federalización del IMSS-Bienestar se abre una nueva etapa donde la responsabilidad mayor recae en los gobiernos estatales. Convendría insistir en las dos prioridades señaladas este martes por el doctor VILLARREAL ANAYA: la dotación de recursos suficientes y la formación de capital humano.