Sáb. May 18th, 2024


Cd. Victoria, Tam.- A mediados de agosto traté en este espacio el asunto de los cobros eléctricos tan altos que imperan en la capital tamaulipeca. Golpes directos al bolsillo del consumidor, entre el llanto y el crujir de dientes.


Ello, pese a los esfuerzos que diversas autoridades han efectuado desde principios de siglo para bajar las tarifas, ante las infaustas temperaturas que prevalecen en buena parte del año. (Columna Interiores, “Victoria, asignaturas pendientes”, martes, 15 de agosto de 2023, https://tinyl.io/9DcX).


Mi comentario derivó del encuentro que el gobernador AMÉRICO VILLARREAL sostuvo en la Ciudad de México con el titular de la Comisión Federal de Electricidad MANUEL BARTLETT, el día miércoles 9 de agosto.


El tema principal fue precisamente la necesidad imperiosa de reconsiderar las tarifas y todo indica que las gestiones van por buen camino y pudieran rendir frutos para el entrante 2024.


Al respecto, hay un comunicado de prensa que puede ser consultado en el portal de gobierno (“Tamaulipas y CFE trabajan para reclasificar tarifas”, https://tinyl.io/9Dch).
Y bueno, acuso recibo de la bien documentada carta que me envió un amable lector, el ingeniero JOSÉ QUINTANA PÉREZ sobre el mismo asunto. Me permito citar la parte sustantiva de sus comentarios que mucho agradezco y me parecen pertinentes.


La paraestatal eléctrica en su Zona Victoria aplica, en efecto, la denominada “Tarifa C”, destinada a regiones donde la temperatura media en verano es menor a 30 °C.


En dicho periodo (6 meses) la CFE considera un subsidio a los primeros 450 kWh consumidos por mes (900 kWh por bimestre) con un costo promedio de $1.06/kWh. Una vez rebasado este umbral de consumo, el cobro asciende a $3.47/kWh. Aquí es dónde el recibo de la luz se dispara.


Añade el lector en su misiva que cuando el consumo promedio es mayor a 850 kWh mensuales durante doce meses, pasa en automático a la “Tarifa Doméstica de Alto Consumo” (DAC), donde no hay subsidios y se cobra a $3.47 desde el primer kWh.


En Victoria las temperaturas máximas de verano andarían entre los 40 y 42 °C. Observando el registro de temperaturas medias del pasado verano de 2022 y el actual de 2023, resulta que nuestra capital podría rebasar el límite de 30 °C donde opera la actual “Tarifa C” para merecer la más barata y justa “Tarifa 1D”, que cuenta con un subsidio mayor.

¿QUIÉN DECIDE?


Tendría la palabra la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) que en estos asuntos se basa en los lineamientos emitidos por la Comisión Reguladora de Energía (CRE) donde también cuentan las mediciones del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) y la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA).


Aunque toda esa tramitología burocrática puede destrabarse habiendo voluntad política suficiente. Es decir, la orden directa del presidente LÓPEZ OBRADOR, como ya se está haciendo en Tabasco.


En todo ello estaríamos hablando del consumo doméstico, para casas habitación, es decir, la “Tarifa 1” en sus diversas modalidades (A, B, C, D, E y F).
No aplica, por cierto, en negocios, donde opera la “Tarifa de Pequeña Demanda en Baja Tensión” (PDBT)”, para la cual no existe subsidio de verano y desde el primer chispazo consumido cuesta en el orden de los $4.27 kWh.


Tema alterno es la otra vía que en los últimos años busca reducir el gasto por consumo, mediante la instalación de páneles solares que generan energía y la entregan a la CFE, la cual descuenta ese traspaso del recibo, logrando ahorros notables.


El principal defecto es que su costo rebasa todavía los bolsillos de la población con bajos ingresos. La clase media y alta ya lo están haciendo.


Las feroces temperaturas que padece la población cueruda dan tema para replantear de varias maneras las políticas públicas vigentes.


Reajustar tarifas como lo está promoviendo AMÉRICO, en efecto, sin perder de vista la generación social de la energía solar, donde el consumidor doméstico asume también el papel de productor. Eso que llaman ganar-ganar.

TOPONES Y MÁS…


A las 9:20 horas de este miércoles, la vocería estatal de seguridad reportó desde redes sociales un incidente de peligro en Reynosa. Literalmente informó:


-“Autoridades atienden situación de riesgo por agresión de civiles armados a elementos de la Guardia Estatal en #Reynosa, quienes realizaron bloqueos en las salidas a San Fernando a la altura de la colonia Almendros, Juárez y Viaducto. Extreme precauciones.” (https://twtr.in/3U2L).


A las 9:52, la misma dependencia amplió la nota: “Autoridades liberan bloqueos en las salidas a San Fernando”, (…) “Vehículos transitan con normalidad” (https://twtr.in/3U2N).


En efecto, fueron tres los elementos de la Guardia Estatal heridos, uno de ellos grave, en el referido enfrentamiento con grupos armados que bloquearon dicho tramo. Larga era la fila de automotores tripulados por delincuentes que incluso habrían disparado contra un helicóptero de vigilancia.


Las imágenes del caso muestran vehículos oficiales con destrozos de consideración debidos a las armas de alto poder empleadas por los agresores.
Oportuna respuesta del gobierno. Aunque las interrogantes continúan en materia de inteligencia policial y militar que, entre otras cosas, sirve para identificar patrones de conducta de los criminales y efectuar las correspondientes medidas preventivas.
Otro detallito. Sabemos de las bajas en las fuerzas del gobierno, aunque no mucho de la trinchera contraria, es decir, de arrestos o agresores caídos.


Y mire usted, el daño es mucho. Matan, hieren, queman vehículos, tráilers, autobuses y, tras una breve zacapela, se retiran, sin pérdidas mayores por el lado de los atacantes.


Es asunto de seguridad, en efecto, pero también de justicia. La impunidad es una invitación franca a la reincidencia. Un estímulo poderoso.